3rd Kingdom / Dub Kingdom

Sin duda uno de los lanzamientos más relevantes de este 2017 en lo que respecta a dub contemporáneo fue 3rd Kingdom, el segundo álbum de estudio de Alpha Steppa, que vio la luz en el verano del séptimo año de vida de su propio sello, Steppas Records.

El LP fue secundado a finales de año por Dub Kingdom, que contiene las exploraciones dub que Alpha Steppa realiza de sus propias composiciones y se presenta con un sencilla inversión de colores de la portada inicial, protagonizada por la sola presencia de un pájaro africano junto al discretísimo símbolo de Steppas Records a modo de firma. Todo un statement gráfico que sintetiza la coherencia estética y la dinámica dualidad de la que hace gala el sello.

De hecho, este doble lanzamiento viene a reivindicar la trayectoria de Steppas Records en un año en el que ha continuado sus series Trigram y Osaka Steppas; ha editado, entre otros, trabajos de la banda Aketi Ray y alguno de los dubplates más celebrados de los últimos meses; y ha puesto el colofón con el lanzamiento del nuevo LP de Alpha & Omega a dos días del final del año..

Pero volvamos a 3rd Kingdom, un trabajo que incluye doce cortes sin desperdicio y destaca por la unidad de un conjunto que hunde sus raíces en el UK Dub primigenio sin dejar de explorar sus fronteras estilísticas y geográficas. Un álbum sobresaliente en el que brillan por igual los cortes instrumentales (desde la totémica “Concrete Meditation” hasta la heterodoxa “Liberation” pasando por “Mycelial Connection” en combinación con High Public Sound) y la perfecta simbiosis con un plantel de cantantes que enriquecen la diversidad de un repertorio de una coherencia asombrosa. Fantásticos todos los vocalistas y Nai-Jah por partida doble, que combina de forma celestial con el violín de Ras Divarius en “The Time Has Come”, al igual que Ras Tinny con Jonah Dan y la flauta de Don Fe en la excelente “Jah Jah Creation”, o Tenor Youthman con el trombón de Dave ‘King David’ Andrews que impulsa el arranque del disco con el tema que le da nombre.

Dub Kingdom, por su parte, llegó en noviembre para redescubrirnos los paisajes sonoros del anterior a través de las imaginativas mezclas de Alpha Steppa, quien profundiza con conocimiento de causa en el territorio de un Tercer Reino sonoro que algunos pioneros comenzaron a desvelarnos en los 80. Más allá del vínculo genético y sanguíneo con Alpha & Omega, Alpha Steppa conocía bien la entrada a ese 3rd Kingdom por sus trabajos previos, en solitario o con Dub Dinasty, y con este “doble LP” nos invita a sobrevolarlo junto al ave que preside sus portadas.

Anuncios

Dub Dynasty / Resonators / Soothsayers

Cerramos esta temporada de reseñas con un garbeo británico que nos deja, invirtiendo las proporciones habituales, un LP y dos singles. Como ya ocurrió en la entrega del mes de abril, vuelve a destacar la presencia femenina, en las líneas de bajo y voces del álbum y en las vocalistas de los dos singles.

En el primero encontraréis sonidos salvajes de la campiña inglesa procesados por la mejor tradición del dubwise británico: Holy Cow, por Dub Dynasty. Los singles pertenecen a dos bandas que se encuentran sin ninguna duda entre las mejores del panorama actual: Resonators y Soothsayers.

Seguimos en septiembre. Stay roots!

Holy-Cow-Front-562x562Resonators-Healersoothsayers-nothing-can-stop-us-take-me-high

Dub Dynasty: Holy Cow (Steppas Records, 2xLP/CD)
Tras su álbum debut de 2013, Unrelenting Force, y el fantástico Thundering Mantis de hace un par de años, Dub Dynasty volvieron a ascender la primavera pasada hasta las más altas cimas del dubwise contemporáneo con la edición de Holy Cow, un nuevo doble LP con el que confirman la vigencia de los grandes nombres del UK dub de los noventa.

Porque Dub Dynasty no es más que la evolución natural de Alpha & Omega, el mítico dúo británico, sinónimo de fundación del UK Steppers, al que el adjetivo seminal habría que sumarle el de uterino, al menos si se quiere hacer justicia y atender a una de sus mayores virtudes: el equilibrio perfecto entre el polo masculino y el femenino, trasladado de forma brillante desde la composición misma del proyecto hasta su denso y legendario sonido.

Dub Dynasty es su evolución natural en sentido estricto y biológico, porque el tercer vértice del triángulo, junto a John “Alpha” Sprosen y Christine “Omega” Woodbridge, no es otro que Alpha Steppa, hijo y sobrino respectivamente. La nueva generación de la saga, que aporta, si cabe, mayor dinámica y energía en la mezcla de ese sonido que es sello de identidad de Alpha & Omega, un dubwise heavy y etéreo al mismo tiempo, siempre denso y místico, que resucitó a finales de los ochenta, en un barrio del sur de Londres, a los espíritus supervivientes del incendio de Black Ark para combatir la pesadilla del “capitalismo popular” thatcheriano.

Holy Cow despliega ese sonido inconfundible; incorpora magistralmente mugidos, cencerros, trinos y sonidos varios de la campiña inglesa; congrega diversas y brillantes aportaciones vocales e instrumentales en sintonía admirable con el sonido del álbum (Cologne, Iyano Iyanti, Sis Jane Warriah, Kiangana, Ras Tinny, Violinbwoy); y despliega un asombroso saber hacer en las mezclas y en cortes instrumentales como “Rig Veda”, “The Damselfly” o “I Am Dub”.

Un álbum formidable que viene a reivindicar, junto a otros recientes como los de Vibronics y Zion Train de la primavera de 2015, la primacía del UK Steppers fundacional en la expansión de la cultura soundsystem contemporánea. No habrá Brexit que pueda deshacer lo que las sabias dinastías del UK Dub han aportado a todo el continente.
___

Resonators: Healer (Wah Wah 45s, 7”)
Resonators, aka “las armonías más audaces y seductoras del reggae-dub contemporáneo”, volvieron a editar un single a finales de la primavera pasada tras cuatro años de silencio discográfico. Demasiado tiempo para quienes sucumbimos desde su homónimo debut a la innata habilidad de la banda de Brighton para insuflar dub en el corazón de sus hermosas canciones. O quizá es a la inversa: fundir versos sobre la esponjosa placenta de sus dubs.

Sea como sea, pocas veces dub y canción amalgamaron de forma tan natural e imaginativa como en sus composiciones. “Healer” ha sido la última en ver la luz, una delicia absoluta que vino a calmar, con un título tan apropiado, la ansiedad de aquellos a quienes sus actuaciones en vivo nos pillan demasiado lejos.

La mala noticia es que “Healer”, y la versión dub que la acompaña, se editaron en tirada extralimitada y muy pocos afortunados llegaron a tiempo. La buena: es el single adelanto de su próximo LP, Imaginary People, cuya llegada esperamos con impaciencia para finales del próximo, muy próximo, mes de septiembre.
___

Soothsayers: Nothing Can Stop Us / Take Me High (Red Earth Records, 7″)
Tras el fantástico tributo póstumo a Rico Rodríguez editado a finales de 2015, Soothsayers volvieron a la carga en junio con otro magnífico 7”. Si “Goodnight Rico” había sido una espléndida demostración de sentimiento y fuerza por parte de la sección de vientos de la banda londinense, ahora le tocaba el turno a sus exuberantes armonías vocales.

“Nothing can stop us” sonará a quienes conozcan su disco junto a Cornell Campbell, porque era el corte que abría y daba título al trabajo. Aquel ritmo rocksteady aparece ahora en forma de brillante uptempo, armonizado por los tres vocalistas: Idris Rahman, Robin Hopcraft and Julia Biel. Dice mucho de la calidad de la banda entregar dos versiones tan sobresalientes y contrastadas sin que en la segunda echemos en falta a Don Gorgon.

El reverso nos muestra otra de las múltiples facetas del sonido poliédrico de Soothsayers. “Take me high” parte de una base oscura y pesada desde la que nos elevan las voces y los metales hasta encontrar en las alturas un revoloteo de efectos analógicos y discretos fraseos de Cornell Campbell.

Soothsayers continúan prediciendo los infinitos horizontes de las músicas de raíz africana. Call it what you want, but i call it paradise!