Resonators: Imaginary People (Wah Wah 45s, LP/CD)

imaginary-people-cover

Pronto aparecerán en este blog las primeras reseñas del año, pero antes es necesario saldar una cuenta pendiente con 2016.

No es fácil reseñar por escrito todos los álbumes, singles o maxis que merecen nuestra atención, y es sólo la falta de tiempo la que hace que discos como el de Emeterians en Peckings, el segundo volumen de Reggae Rula, el salto adelante de Renovable Sound y Atma Shakti Records, o el incansable buen hacer de La Panchita, Fat Bird o Truth Town no hayan tenido mención en nuestro blog.

En el plano internacional, nos quedamos con las ganas de hincarle el diente a los últimos trabajos de nombres tan relevantes y dispares como Prince Allah, Roots Attack, Quantic, de nuevo como Flowering Inferno, o Dougie Wardrop y Steve Vibronics. Con Fruits Records y I-Kong, por cierto, la deuda es doble después de que repitieran su exitosa colaboración.

Por otra parte, los últimos lanzamientos de sellos como Moa Anbessa, I-skankers, Scoops o, cómo no, Partial Records, volvieron al top level habitual. Y hasta Stones Throw, ese sello imprescindible si hablamos de la evolución del hip-hop en el siglo XXI, se sumó a la fiesta con el álbum de Tippa Lee y su versión dub.

Y eso sólo escribiendo de memoria… Si echas la vista atrás en esta página no estarán todos los que son. Pero en cualquier caso, si hay un álbum que no puede quedarse en el tintero, ése es Imaginary People.

El pasado mes de agosto, a propósito del primer single de adelanto de este LP, ya comentamos aquí el talento de Resonators para maridar dub y canción como pocas bandas lo han conseguido. Imaginary People es una rotunda afirmación de ese arte, si bien podría decirse que los/las de Brighton juegan con una ventaja. O más bien dos: Resonators cuenta con un dúo vocal femenino que cubre un registro tan amplio como el de una banda con tres cantantes.

Sirvan como muestra dos temas tan centrales y apoteósicos como “Come Through” y “Papa Daddio”. En el primero es Faye Houston quien conduce una canción con una dinámica y progresión asombrosas, hasta hacernos aguantar la respiración justo antes del punto de no retorno a un minuto del final: más que clímax, orgasmo colectivo.

Por su parte, “Pappa Daddio” parece nacer en la oscuridad del Manchester del 80, rota por la descarga de metales y la irresistible voz de Kassia Zermon, que dispersa en una atmósfera opiácea su inquietante lírica
If you’re gonna lie again / Go ahead and lie again / We could never roam as you do (…) Your laughter was stronger / Than guilty words you’d use / Still Papa / I’ll love ya / In spite of all those crazy things that you’d do (…)
justo hasta que una nueva zona de sombra le hace cambiar de registro. Una interpretación camaleónica para otro tema de antología.

Hay que destacar que el rasgo distintivo de Resonators es la fluida combinación entre esas dos voces femeninas, así como sus líricas sobresalientes. Dos timbres singulares y contrastados que pueden aparecer en equilibrada alternancia, como en “All the paths” y “Trees”, o conjugarse en armonías siempre imaginativas, los dos singles de adelanto, “Healer” e “Imaginary People” (We are one imaginary people / Looking back to see how we began…) así como “Gonna change” (What wild, what stress, what counts / This dark, distrust, this cloud / We’ll shout, we’ll cry, we’ll shake / Trust your instinct to reign again / Let our sanity reign again and again) son buenos ejemplos de ello.

En general, el equilibrio es uno de los grandes logros de la banda, y en este trabajo la mezcla de Darren “Jamtone” Mathers culmina el ensamblaje perfecto de un conjunto de músicos realmente brillantes. También apuntan en esa línea temas como “Right time” o el cálido broche final, “Swing Easy”, que suenan dulces y placenteros y contribuyen a despejar esa ecuación entre profundidad y ligereza que Resonators resuelve de forma gloriosa: Swing easy / Lay it down for sufferers / So it’s easy / No need to look farther…

En definitiva, un LP imprescindible entre los imprescindibles. Cualquiera diría que insuperable, de no ser porque The Constant, su anterior disco, ya lo pareció.

Pd: Sirva también esta reseña para destacar la labor de Wah Wah 45s, el sello que edita a Resonators y despidió 2016 con una gran noticia: el anuncio del fichaje de Soothsayers. Así que aparte de seguir disfrutando de las perlas de su catálago (Hackney Colliery Band, Henri-Pierre Noël, Dele Sosimi…) ya sabemos cuál será, sin ninguna duda, uno de los mejores discos de 2017. Aquí lo comentaremos…

Anuncios

Dub Dynasty / Resonators / Soothsayers

Cerramos esta temporada de reseñas con un garbeo británico que nos deja, invirtiendo las proporciones habituales, un LP y dos singles. Como ya ocurrió en la entrega del mes de abril, vuelve a destacar la presencia femenina, en las líneas de bajo y voces del álbum y en las vocalistas de los dos singles.

En el primero encontraréis sonidos salvajes de la campiña inglesa procesados por la mejor tradición del dubwise británico: Holy Cow, por Dub Dynasty. Los singles pertenecen a dos bandas que se encuentran sin ninguna duda entre las mejores del panorama actual: Resonators y Soothsayers.

Seguimos en septiembre. Stay roots!

Holy-Cow-Front-562x562Resonators-Healersoothsayers-nothing-can-stop-us-take-me-high

Dub Dynasty: Holy Cow (Steppas Records, 2xLP/CD)
Tras su álbum debut de 2013, Unrelenting Force, y el fantástico Thundering Mantis de hace un par de años, Dub Dynasty volvieron a ascender la primavera pasada hasta las más altas cimas del dubwise contemporáneo con la edición de Holy Cow, un nuevo doble LP con el que confirman la vigencia de los grandes nombres del UK dub de los noventa.

Porque Dub Dynasty no es más que la evolución natural de Alpha & Omega, el mítico dúo británico, sinónimo de fundación del UK Steppers, al que el adjetivo seminal habría que sumarle el de uterino, al menos si se quiere hacer justicia y atender a una de sus mayores virtudes: el equilibrio perfecto entre el polo masculino y el femenino, trasladado de forma brillante desde la composición misma del proyecto hasta su denso y legendario sonido.

Dub Dynasty es su evolución natural en sentido estricto y biológico, porque el tercer vértice del triángulo, junto a John “Alpha” Sprosen y Christine “Omega” Woodbridge, no es otro que Alpha Steppa, hijo y sobrino respectivamente. La nueva generación de la saga, que aporta, si cabe, mayor dinámica y energía en la mezcla de ese sonido que es sello de identidad de Alpha & Omega, un dubwise heavy y etéreo al mismo tiempo, siempre denso y místico, que resucitó a finales de los ochenta, en un barrio del sur de Londres, a los espíritus supervivientes del incendio de Black Ark para combatir la pesadilla del “capitalismo popular” thatcheriano.

Holy Cow despliega ese sonido inconfundible; incorpora magistralmente mugidos, cencerros, trinos y sonidos varios de la campiña inglesa; congrega diversas y brillantes aportaciones vocales e instrumentales en sintonía admirable con el sonido del álbum (Cologne, Iyano Iyanti, Sis Jane Warriah, Kiangana, Ras Tinny, Violinbwoy); y despliega un asombroso saber hacer en las mezclas y en cortes instrumentales como “Rig Veda”, “The Damselfly” o “I Am Dub”.

Un álbum formidable que viene a reivindicar, junto a otros recientes como los de Vibronics y Zion Train de la primavera de 2015, la primacía del UK Steppers fundacional en la expansión de la cultura soundsystem contemporánea. No habrá Brexit que pueda deshacer lo que las sabias dinastías del UK Dub han aportado a todo el continente.
___

Resonators: Healer (Wah Wah 45s, 7”)
Resonators, aka “las armonías más audaces y seductoras del reggae-dub contemporáneo”, volvieron a editar un single a finales de la primavera pasada tras cuatro años de silencio discográfico. Demasiado tiempo para quienes sucumbimos desde su homónimo debut a la innata habilidad de la banda de Brighton para insuflar dub en el corazón de sus hermosas canciones. O quizá es a la inversa: fundir versos sobre la esponjosa placenta de sus dubs.

Sea como sea, pocas veces dub y canción amalgamaron de forma tan natural e imaginativa como en sus composiciones. “Healer” ha sido la última en ver la luz, una delicia absoluta que vino a calmar, con un título tan apropiado, la ansiedad de aquellos a quienes sus actuaciones en vivo nos pillan demasiado lejos.

La mala noticia es que “Healer”, y la versión dub que la acompaña, se editaron en tirada extralimitada y muy pocos afortunados llegaron a tiempo. La buena: es el single adelanto de su próximo LP, Imaginary People, cuya llegada esperamos con impaciencia para finales del próximo, muy próximo, mes de septiembre.
___

Soothsayers: Nothing Can Stop Us / Take Me High (Red Earth Records, 7″)
Tras el fantástico tributo póstumo a Rico Rodríguez editado a finales de 2015, Soothsayers volvieron a la carga en junio con otro magnífico 7”. Si “Goodnight Rico” había sido una espléndida demostración de sentimiento y fuerza por parte de la sección de vientos de la banda londinense, ahora le tocaba el turno a sus exuberantes armonías vocales.

“Nothing can stop us” sonará a quienes conozcan su disco junto a Cornell Campbell, porque era el corte que abría y daba título al trabajo. Aquel ritmo rocksteady aparece ahora en forma de brillante uptempo, armonizado por los tres vocalistas: Idris Rahman, Robin Hopcraft and Julia Biel. Dice mucho de la calidad de la banda entregar dos versiones tan sobresalientes y contrastadas sin que en la segunda echemos en falta a Don Gorgon.

El reverso nos muestra otra de las múltiples facetas del sonido poliédrico de Soothsayers. “Take me high” parte de una base oscura y pesada desde la que nos elevan las voces y los metales hasta encontrar en las alturas un revoloteo de efectos analógicos y discretos fraseos de Cornell Campbell.

Soothsayers continúan prediciendo los infinitos horizontes de las músicas de raíz africana. Call it what you want, but i call it paradise!