Resonators: Imaginary People (Wah Wah 45s, LP/CD)

imaginary-people-cover

Pronto aparecerán en este blog las primeras reseñas del año, pero antes es necesario saldar una cuenta pendiente con 2016.

No es fácil reseñar por escrito todos los álbumes, singles o maxis que merecen nuestra atención, y es sólo la falta de tiempo la que hace que discos como el de Emeterians en Peckings, el segundo volumen de Reggae Rula, el salto adelante de Renovable Sound y Atma Shakti Records, o el incansable buen hacer de La Panchita, Fat Bird o Truth Town no hayan tenido mención en nuestro blog.

En el plano internacional, nos quedamos con las ganas de hincarle el diente a los últimos trabajos de nombres tan relevantes y dispares como Prince Allah, Roots Attack, Quantic, de nuevo como Flowering Inferno, o Dougie Wardrop y Steve Vibronics. Con Fruits Records y I-Kong, por cierto, la deuda es doble después de que repitieran su exitosa colaboración.

Por otra parte, los últimos lanzamientos de sellos como Moa Anbessa, I-skankers, Scoops o, cómo no, Partial Records, volvieron al top level habitual. Y hasta Stones Throw, ese sello imprescindible si hablamos de la evolución del hip-hop en el siglo XXI, se sumó a la fiesta con el álbum de Tippa Lee y su versión dub.

Y eso sólo escribiendo de memoria… Si echas la vista atrás en esta página no estarán todos los que son. Pero en cualquier caso, si hay un álbum que no puede quedarse en el tintero, ése es Imaginary People.

El pasado mes de agosto, a propósito del primer single de adelanto de este LP, ya comentamos aquí el talento de Resonators para maridar dub y canción como pocas bandas lo han conseguido. Imaginary People es una rotunda afirmación de ese arte, si bien podría decirse que los/las de Brighton juegan con una ventaja. O más bien dos: Resonators cuenta con un dúo vocal femenino que cubre un registro tan amplio como el de una banda con tres cantantes.

Sirvan como muestra dos temas tan centrales y apoteósicos como “Come Through” y “Papa Daddio”. En el primero es Faye Houston quien conduce una canción con una dinámica y progresión asombrosas, hasta hacernos aguantar la respiración justo antes del punto de no retorno a un minuto del final: más que clímax, orgasmo colectivo.

Por su parte, “Pappa Daddio” parece nacer en la oscuridad del Manchester del 80, rota por la descarga de metales y la irresistible voz de Kassia Zermon, que dispersa en una atmósfera opiácea su inquietante lírica
If you’re gonna lie again / Go ahead and lie again / We could never roam as you do (…) Your laughter was stronger / Than guilty words you’d use / Still Papa / I’ll love ya / In spite of all those crazy things that you’d do (…)
justo hasta que una nueva zona de sombra le hace cambiar de registro. Una interpretación camaleónica para otro tema de antología.

Hay que destacar que el rasgo distintivo de Resonators es la fluida combinación entre esas dos voces femeninas, así como sus líricas sobresalientes. Dos timbres singulares y contrastados que pueden aparecer en equilibrada alternancia, como en “All the paths” y “Trees”, o conjugarse en armonías siempre imaginativas, los dos singles de adelanto, “Healer” e “Imaginary People” (We are one imaginary people / Looking back to see how we began…) así como “Gonna change” (What wild, what stress, what counts / This dark, distrust, this cloud / We’ll shout, we’ll cry, we’ll shake / Trust your instinct to reign again / Let our sanity reign again and again) son buenos ejemplos de ello.

En general, el equilibrio es uno de los grandes logros de la banda, y en este trabajo la mezcla de Darren “Jamtone” Mathers culmina el ensamblaje perfecto de un conjunto de músicos realmente brillantes. También apuntan en esa línea temas como “Right time” o el cálido broche final, “Swing Easy”, que suenan dulces y placenteros y contribuyen a despejar esa ecuación entre profundidad y ligereza que Resonators resuelve de forma gloriosa: Swing easy / Lay it down for sufferers / So it’s easy / No need to look farther…

En definitiva, un LP imprescindible entre los imprescindibles. Cualquiera diría que insuperable, de no ser porque The Constant, su anterior disco, ya lo pareció.

Pd: Sirva también esta reseña para destacar la labor de Wah Wah 45s, el sello que edita a Resonators y despidió 2016 con una gran noticia: el anuncio del fichaje de Soothsayers. Así que aparte de seguir disfrutando de las perlas de su catálago (Hackney Colliery Band, Henri-Pierre Noël, Dele Sosimi…) ya sabemos cuál será, sin ninguna duda, uno de los mejores discos de 2017. Aquí lo comentaremos…

Anuncios

Reseñas Do the Reggae 14: The Bristol Roots Explosion / Love, Herb & Reggae / Renovable Sound 05

Muy pronto estará distribuido el nº 14 de Do the Reggae y en este post os adelantamos las versiones ampliadas de las reseñas que podréis encontrar en nuestra sección.
The Bristol Roots Explosion coverLove Herb & ReggaegalletaRS05

 

 

 

 

 

 

Son las primeras de 2016, pero no podemos publicarlas sin hacer mención a algunos trabajos del año pasado que se nos quedaron en el tintero. Discos imprescindibles que seguiremos escuchando durante muchos años y merecerían mucho más espacio en este blog, pero el tiempo manda y nos limita a una breve nota.

La primavera de 2015 la recordaremos por el retorno al LP de dos clásicos contemporáneos: Land of the Blind, de Zion Train, y The Return of Vibronics son sin duda dos de las producciones más sólidas del año pasado, plenas de brillantes aportaciones vocales e instrumentales y, por supuesto, dubwise de la mejor factura. Por suerte, ambos LPs tuvieron también réplicas en formato single.

En el último tramo del año nos quedamos con muchas ganas de reseñar el enérgico Integration de Rhythmites, que fue reeditado sólo en CD por Bristol Archive Records y ojalá sea prensado pronto en vinilo. También Pressure Sounds volvió a sorprendernos con la inagotable fuente de Lee Perry en una nueva compilación de rarezas de Black Ark en Mr Perry I Presume.

Ahora sí, nos adentramos de lleno en el subsuelo de 2016.

AA. VV.: The Bristol Roots Explosion (Bristol Archive Records, LP)
Tras el éxito del primer volumen de The Midlands Roots Explosion, Bristol Archive Records se sumerge de nuevo en el asombroso legado musical de la ciudad de Bristol para mostrarnos la vertiente más rootikal de la prehistoria del Bristol Sound. Muy pocos fuera de UK conocían a Joshua Moses, Bunny Marrett o Talisman cuando Massive Attack, Portishead y otras bandas pusieron patas arriba la escena hip hop en los 90. Pero gracias a la labor de este sello, que ya publicó con anterioridad cuatro volúmenes de la serie The Bristol Reggae Explosion, cualquier amante de la música negra británica puede entender hoy mucho mejor aquella adictiva mezcolanza noventera de líneas de bajo demoledoras, beats hiphoperos, voces soulful y melancolía postindustrial.

Porque todo aquello se fraguó en las dos décadas anteriores y esta compilación no hace sino indagar en ello. Además de ser una magnífica excusa para recordar las ediciones monográficas del mismo sello de artistas recogidos en esta nueva edición, o para escuchar por primera vez en vinilo a los Rhythmites y a Big Roy, uno de los pioneros en grabar Roots en la ciudad, o para descubrir un nuevo-viejo tema de Restriction. El repaso se completa con las aportaciones de Revelation Rockers y Zion Band (dos bandas en las que militaron los principales miembros de Talisman y Restriction, respectivamente, antes de conformar éstas) y 3D Production.

Una excursión intensa y sin pausas por el lado más consciente y combativo de las raíces profundas del Bristol Sound. Deep UK Roots.
___

Taj Weekes & Adowa: Love, Herb & Reggae (Jatta Records, CD)
Cuesta encontrar artistas de reggae que superen los tópicos. Pero si hablamos de un cantante que elige como single un explícito alegato contra la homofobia, lo entona sobre un ritmo tanguero y todo ello suena creíble, ése, sólo podría ser Taj Weekes, una de las voces más magnéticas y convincentes del panorama actual.

Taj Weekes & Adowa lanzan en febrero su quinto álbum y confirman con él sus principales virtudes: lírica sobresaliente, solidez rítmica, excelentes arreglos y una inusitada facilidad para componer canciones redondas sin desatender ni a la esencia del Roots Reggae ni a la del propio formato canción. Por si fuera poco, su mensaje es, si cabe, más urgente y directo que en trabajos anteriores. Muy a la altura de nuestro tiempo.

Desde el primer corte, Weekes sienta las bases con un verso afilado que denuncia la pasividad y el conformismo con la concreción y habilidad poética que le caracterizan: Let your voice be as loud as your silence.

Ya abordamos la singular lírica de Weekes en una reseña anterior, y de nuevo en este disco encontramos ejemplos notables. “Life in the Red”, por ejemplo, es una crítica del consumismo que no suena panfletaria gracias de nuevo a su capacidad de síntesis y el uso de la primera persona: Traded my day for convenience of life; slave I’ve become, slave I am. En “Giant Beast” aborda el mito de la caída de Babylon sin que suene vacío y sin pronunciar el nombre de la bestia hasta el tramo final: no es necesario, porque antes define y da cuerpo, literalmente, de gigante, a un personaje al que el texto, los vientos y efectos van perfilando hasta hacerlo casi palpable. Y finalmente, en “The laws”, se ocupa de la marihuana con seriedad y profundidad, descartando el cliché y poniendo el acento en la ley, muy lejos de la frivolidad o el pseudomisticismo habituales.

Por otra parte, la paleta de Adowa se enriquece con respecto a los trabajos anteriores y dibuja paisajes y atmósferas con un amplio espectro de matices: desde la rocosa “Bullet for a gun” o la tensa “Rebels to the street” hasta la suave “Full Sight” o el arcoiris de “Was it You”, con discretísimos pero eficaces teclados y melódica.

La singularidad del proyecto queda reflejada también en las dos audaces versiones que se incluyen en el álbum del single mencionado en el primer párrafo, “Here I Stand”, y especialmente en la desnudez, por distintos motivos, de temas como “Mediocrity” o “Rebel”, versión acústica del tema con el que participaron en 2012 en el disco colectivo Occupy this Album, a raíz del movimiento Occupy Wall Street.

En “Mediocrity”, Taj Weekes canta I won’t make peace with mediocrity, y en efecto, este Love, Herb & Reggae se aleja de la mediocridad reinante y alcanza su brillantez por la apacible senda de la canción y la infrecuente brisa de la originalidad.
___

Renovable Sound 05
Diez acetatos en 10”. A pesar del reducido número de copias iniciales distribuidas a demanda por Renovable Sound de su quinto dubplate, este proyecto refleja la expansión paulatina de una humilde pero saludable red estatal en torno al soundsystem.

En poco tiempo y pequeñas dosis distribuidas desde el sur de la península, el nombre de Renovable Sound se ha hecho un hueco entre colectivos, selectores y coleccionistas, gracias a una sucesión de dubplates cortados en acetato que han materializado producciones de Echo & Reverb, Tacumah y The Lizzards. A este selecto grupo se han unido Lana Sounds y Bass Culture Players en la última hornada.

De Lana Sounds ya os hablamos en su día a propósito de su primer lanzamiento en 7”, y la actividad de su productor, Sergio López, continúa desde entonces: aparte del “Chatty Chatty” de Ras Tuffy Irie cortado por Renovable Sound, recientemente ha lanzado el EP Live Up, de Selvie Wonder junto a Mystic Rockers, y para el mes de marzo ya anuncia el lanzamiento del primer single del álbum de Vivian Jones con la misma banda.

Bass Culture Players tampoco necesita mayor presentación. Pero el tema elegido por Renovable Sound es destacable por el excelente “Reggae Life Composer” de Mighty Mike, vocalista de Blueskank, que ya había sido recogido en el Foundation Showcase, un trabajo del cual se podrían extraer y cortar otros tantos temas y que desde hace algunas semanas está disponible también en descarga gratuita desde Irieonair.

Ojalá Renovable Sound pueda continuar ampliando su selección de Roots estatal virgen extra. Su buen criterio y el nivel de las producciones escogidas bien merecería su reconversión en sello y el lanzamiento de tiradas más amplias. Sin duda, sería una gran noticia, otro buen síntoma en el crecimiento de la red del soundsystem estatal. Larga vida. ¡Y expansión!