Lo-Fi Showcase Part 3 / No Beginning No End / Light & Power

Reanudamos el rastreo discográfico de Bass Culture en el mismo punto que lo interrumpimos hace ya unas cuantas semanas: una excursión por los sonidos de las islas británicas que siempre nos sabrá a poco porque el paisaje musical de UK es tan inabarcable y desbordante como una visita al V&A o los Kew Gardens. Por suerte, en este blog nos ocupamos “sólo” de roots reggae y cultura soundsystem, y os ofrecemos al fin las primeras selecciones otoñales. Tan sólo las más imprescindibles entre algunos discos que sirvieron de entremés en medio de la escucha compulsiva de la serie London is the place for me tras el nostálgico regreso de una visita a la capital británica. Enjoy!

lo%e2%80%8b-%e2%80%8bfi-showcase-part-3

no-beginning-no-end-digital-art-562x562lightpower_7inch_labelfolder_high

 

 

 

 

 

AA. VV.: Lo-Fi Showcase Part 3 (Horus Records, LP)
Uno de los favoritos en las últimas temporadas de emisión del Bass, Horus Records, no había tenido aún espacio en el apartado de reseñas y este LP lo merece con creces. Por ser su séptimo lanzamiento y primer larga duración; por plasmar de forma nítida el roots orgánico, analógico y texturado del que hace gala el sello, tanto en reediciones como en grabaciones propias; y porque reúne una serie de entregas vocales a la altura de su impecable producción.

Cuatro de los cortes vocales están secundados por su contraparte dub y en ellos comparecen tres veteranos como el cimaron Winston Reedy, Vivian Jones o David Jahson. A ellos se suma Shaka Black, a lo grande y por partida doble, quien ya había firmado un single anterior en Horus. Y por último una voz femenina, la de Nichola Richards, que firma la joya de esta corona del roots de 2016, un cover tan soulful como rootsy del “Going back where I belong” de Sugar Pie DeSanto. De Ms. Richards, por cierto, volveremos a hablar muy pronto en este blog.

Horus Records continúa elevando su roots de altos vuelos en su primer LP. Reggae terroso y estética lo-fi para los amantes de los sonidos afines a Black Ark, transportados por las alas de un halcón que ha anidado para quedarse en el Arch studio de Tottenham.
horusrecords.bandcamp.com
___

Alpha & Omega meets Ras Tinny: No Beginning No End (Steppas Records, LP)
Cinco años es una larga espera para los devotos del sonido Alpha & Omega, el tiempo que ha tardado el pionero dúo británico en editar un nuevo trabajo de estudio, puesto que The Half That’s Never Been Told, de 2014, fue en realidad un álbum con material inédito producido entre los iniciáticos 1989 y 1995.

Es cierto que los recientes trabajos de Dub Dynasty son estricta herencia de Alpha & Omega, pero también que su prolífica producción desde aquellos años fundacionales ha contribuido a aumentar la sensación de largo paréntesis: nunca antes se había espaciado tanto la edición de un disco “propio”, y en este sentido No Beginning No End ha venido a cubrir una dilatada expectativa.

Y lo ha hecho, precisamente, en formato de colaboración con uno de los cantantes que más había destacado en los trabajos de Dub Dynasty. En efecto, la contundencia de temas como “Black Rose” o “Holy Cow”, que dio título al último trabajo del proyecto, reseñado hace pocos meses aquí, presagiaba de alguna manera una combinación más extensa entre el dúo británico y Ras Tinny, oriundo de Surinam.

En No Beginning No End, el estilo voluminoso de Ras Tinny cabalga inquebrantable los ritmos de Alpha & Omega y complementa la amplitud de su sonido místico con una fluidez que aúna precisión rítmica y rotundidad. La densidad de la producción y la excelencia en la mezcla encuentran su correlato natural en este cantante pura sangre que avanza sin fisuras desde las alturas andinas de “Roots Music”, hasta las profundidades del mystical warrior style más clásico, pasando por las resonancias far east de “It’s critical”. Una entrega soberbia por parte de Ras Tinny, quien muy lejos del flow vigoréxico y poco sustancioso practicado por otros cantantes, cimenta su solidez en la personalidad de su timbre vocal y la gravedad de su lírica, con especial énfasis en “Every Human is a Refugee” o “It’s Critical”, donde firma una declaración de intenciones definitoria: “…uplift the poor and protect the environment”.

En definitiva, un esperado retorno que cumple las expectativas y está a la altura de la trayectoria previa de todos los implicados, incluyendo a Steppas Records, que tan sólo un mes después de este LP editó también un nuevo 7” que confirma el buen olfato y coherencia del sello: la colaboración entre la productora italiana Sista Habesha y la cantante Sistah Awa en un sugerente steppers titulado “Jah Voice”.

___

Ojah ft. Nik Torp: “Light & Power” / “Light & Power Dub” (Alchemy Dubs, 7”)
El segundo volumen de la trilogía de melódicas de Alchemy Dubs vuelve a llamar nuestra atención y reúne de nuevo a dos nombres propios vinculados por esa singular alquimia que se genera en contadas ocasiones entre productor e instrumentista. Ojah y Nik Torp en este caso.

“Light & Power” afianza a éste, teclista de The Specials, como un músico singularmente imaginativo. Con un instrumento como la melódica, donde no es fácil salirse de los cánones de Augustus Pablo y sus apóstoles, Nik Torp se adentra en pasajes inéditos y traza escalas asombrosas. Ya lo hizo en “Awasa”, cara b de la ópera prima del sello, y ahora se suspende, camufla y reaparece en la inquietante atmósfera del thriller sonoro que es “Light & Power”.

En el reverso es Ojah quien afila las aristas y pendientes de su propio ritmo en un dub fractal donde se multiplican facetas, brillos y reflejos, como en aquella antológica secuencia final de The Lady from Shanghai.

Un single fascinante e inusual que plasma la amplitud de horizontes del sello y la Irreal Academia de Dub-cinéfilos recomienda catalogar junto a otros títulos de culto como “Amicalement Dub”, de Miniman, o “Spy smasher”, de Diggory Kenrick. Sus razones tendrán…

Dub Dynasty / Resonators / Soothsayers

Cerramos esta temporada de reseñas con un garbeo británico que nos deja, invirtiendo las proporciones habituales, un LP y dos singles. Como ya ocurrió en la entrega del mes de abril, vuelve a destacar la presencia femenina, en las líneas de bajo y voces del álbum y en las vocalistas de los dos singles.

En el primero encontraréis sonidos salvajes de la campiña inglesa procesados por la mejor tradición del dubwise británico: Holy Cow, por Dub Dynasty. Los singles pertenecen a dos bandas que se encuentran sin ninguna duda entre las mejores del panorama actual: Resonators y Soothsayers.

Seguimos en septiembre. Stay roots!

Holy-Cow-Front-562x562Resonators-Healersoothsayers-nothing-can-stop-us-take-me-high

Dub Dynasty: Holy Cow (Steppas Records, 2xLP/CD)
Tras su álbum debut de 2013, Unrelenting Force, y el fantástico Thundering Mantis de hace un par de años, Dub Dynasty volvieron a ascender la primavera pasada hasta las más altas cimas del dubwise contemporáneo con la edición de Holy Cow, un nuevo doble LP con el que confirman la vigencia de los grandes nombres del UK dub de los noventa.

Porque Dub Dynasty no es más que la evolución natural de Alpha & Omega, el mítico dúo británico, sinónimo de fundación del UK Steppers, al que el adjetivo seminal habría que sumarle el de uterino, al menos si se quiere hacer justicia y atender a una de sus mayores virtudes: el equilibrio perfecto entre el polo masculino y el femenino, trasladado de forma brillante desde la composición misma del proyecto hasta su denso y legendario sonido.

Dub Dynasty es su evolución natural en sentido estricto y biológico, porque el tercer vértice del triángulo, junto a John “Alpha” Sprosen y Christine “Omega” Woodbridge, no es otro que Alpha Steppa, hijo y sobrino respectivamente. La nueva generación de la saga, que aporta, si cabe, mayor dinámica y energía en la mezcla de ese sonido que es sello de identidad de Alpha & Omega, un dubwise heavy y etéreo al mismo tiempo, siempre denso y místico, que resucitó a finales de los ochenta, en un barrio del sur de Londres, a los espíritus supervivientes del incendio de Black Ark para combatir la pesadilla del “capitalismo popular” thatcheriano.

Holy Cow despliega ese sonido inconfundible; incorpora magistralmente mugidos, cencerros, trinos y sonidos varios de la campiña inglesa; congrega diversas y brillantes aportaciones vocales e instrumentales en sintonía admirable con el sonido del álbum (Cologne, Iyano Iyanti, Sis Jane Warriah, Kiangana, Ras Tinny, Violinbwoy); y despliega un asombroso saber hacer en las mezclas y en cortes instrumentales como “Rig Veda”, “The Damselfly” o “I Am Dub”.

Un álbum formidable que viene a reivindicar, junto a otros recientes como los de Vibronics y Zion Train de la primavera de 2015, la primacía del UK Steppers fundacional en la expansión de la cultura soundsystem contemporánea. No habrá Brexit que pueda deshacer lo que las sabias dinastías del UK Dub han aportado a todo el continente.
___

Resonators: Healer (Wah Wah 45s, 7”)
Resonators, aka “las armonías más audaces y seductoras del reggae-dub contemporáneo”, volvieron a editar un single a finales de la primavera pasada tras cuatro años de silencio discográfico. Demasiado tiempo para quienes sucumbimos desde su homónimo debut a la innata habilidad de la banda de Brighton para insuflar dub en el corazón de sus hermosas canciones. O quizá es a la inversa: fundir versos sobre la esponjosa placenta de sus dubs.

Sea como sea, pocas veces dub y canción amalgamaron de forma tan natural e imaginativa como en sus composiciones. “Healer” ha sido la última en ver la luz, una delicia absoluta que vino a calmar, con un título tan apropiado, la ansiedad de aquellos a quienes sus actuaciones en vivo nos pillan demasiado lejos.

La mala noticia es que “Healer”, y la versión dub que la acompaña, se editaron en tirada extralimitada y muy pocos afortunados llegaron a tiempo. La buena: es el single adelanto de su próximo LP, Imaginary People, cuya llegada esperamos con impaciencia para finales del próximo, muy próximo, mes de septiembre.
___

Soothsayers: Nothing Can Stop Us / Take Me High (Red Earth Records, 7″)
Tras el fantástico tributo póstumo a Rico Rodríguez editado a finales de 2015, Soothsayers volvieron a la carga en junio con otro magnífico 7”. Si “Goodnight Rico” había sido una espléndida demostración de sentimiento y fuerza por parte de la sección de vientos de la banda londinense, ahora le tocaba el turno a sus exuberantes armonías vocales.

“Nothing can stop us” sonará a quienes conozcan su disco junto a Cornell Campbell, porque era el corte que abría y daba título al trabajo. Aquel ritmo rocksteady aparece ahora en forma de brillante uptempo, armonizado por los tres vocalistas: Idris Rahman, Robin Hopcraft and Julia Biel. Dice mucho de la calidad de la banda entregar dos versiones tan sobresalientes y contrastadas sin que en la segunda echemos en falta a Don Gorgon.

El reverso nos muestra otra de las múltiples facetas del sonido poliédrico de Soothsayers. “Take me high” parte de una base oscura y pesada desde la que nos elevan las voces y los metales hasta encontrar en las alturas un revoloteo de efectos analógicos y discretos fraseos de Cornell Campbell.

Soothsayers continúan prediciendo los infinitos horizontes de las músicas de raíz africana. Call it what you want, but i call it paradise!